Decálogo de Conducta

Images

Estos principios conforman un decálogo de conducta que, junto con nuestros fines fundacionales orientan la filosofía y actuaciones de la Fundación para el Desarrollo de las Terapias Ecuestres.

1.-TRANSPARENCIA en los criterios de actuación, en el empleo de sus recursos y en sus prioridades de trabajo, tanto ante sus patronos, patronos de honor. Colaboradores, empresas e instituciones conveniadas, centros, voluntarios, trabajadores así como ante aquellos usuarios a quienes va dirigido nuestro trabajo. Todos ellos tienen derecho, y la asumimos como obligación, de requerirnos cuanta información quieran de cualquier índole, a excepción de datos y expedientes personales de colaboradores y usuarios,  sobre empleo de fondos, financiación, gestión, programaciones, actividades, recursos humanos y en general cualquier aspecto que pueda ser de su interés sobre el funcionamiento de la Fundación.

2.- PARTICIPACIÓN en el sentido de facilitar, buscar y aceptar la participación en sus actividades y proyectos de todas aquellas instituciones, colectivos y particulares que participen con nosotros en la filosofía y fines de la Fundación.

3.-COORDINACIÓN con los actores, centros y personas que intervienen en nuestro trabajo buscado la mismas actuaciones y directrices de funcionamiento, facilitando la necesaria comunicación e información entre ellos en si y con la Fundación.

4.- PLURALISMO en su colaboración con instituciones públicas y privadas y en la selección de los beneficiarios y colectivos de sus ayudas sin ningún tipo de discriminación, potenciando, en la medida de nuestras posibilidades, a aquellos con menos recursos y oportunidades.Images

5.-EXCELENCIA Y RIGOR TÉCNICO en la fijación de los criterios y procedimientos de actuación en todos sus pasos y sobre todo en lo referente al trato con usuarios y participantes en nuestras acciones, así como en todo el proceso de planificación, financiación, realización  de las distintas terapias y atención a actores, centros y personas que intervengan en la Fundación.

6.-RESPETO A usuarios como destinatarios finales de nuestro trabajo, al caballo como herramienta y eje de nuestra función, a padres, madres, educadores, asociaciones, colectivos, voluntarios, colaboradores, profesionales y centros de terapias.

7.-INDEPENDENCIA en sus actuaciones para preservar su libertad de acción y su pluralidad, mantener su singularidad y actuar conforme a su mandato fundacional.

8.-AYUDA en la medida de nuestras posibilidades a aquellas iniciativas y proyectos de otras instituciones o colectivos que estén realizando actividades en sintonía con nuestros objetivos o tengan como destinatarios de las mismas a los usuarios potenciales de nuestras terapias.

9.-COMPLEMENTARIDAD de sus objetivos y actuaciones con aquellos perseguidos por otras entidades públicas y privadas dedicadas a beneficiar y ayudar a sectores y usuarios mas desfavorecidos, discapacidades tanto psíquica, física o  sensorial o tuvieran alguna necesidad especial sobre las que la realización de estas actuaciones le proporcionen un efecto positivo.

10. DESCENTRALIZACIÓN Y TRABAJO EN RED en sus distintos programas y actividades, sin olvidar el principio de coordinación y siempre bajo las premisas básicas de este decálogo y de nuestros fines fundacionales.